lunes, 16 de diciembre de 2019

'Anécdotas de la Lotería de Navidad'



'El análisis' (lunes, 16 de diciembre de 2019)
Anécdotas de la Lotería de Navidad

Cope Alto Aragón (Cope Barbastro) 106.9 FM


Buenos días:

A poco más de una semana para celebrar la Navidad, estamos empapándonos de días en los que nuestros mejores deseos rebosan por doquier. Son fechas de buenos propósitos y de nobles anhelos de paz y amor. Y la Navidad es una celebración que, para los cristianos, representa la llegada de Cristo.

Pero, a la vez, es una época en que las luces, los regalos y la ilusión lo impregnan todo. Una de esas ilusiones, cómo no, se dilucida el día 22 de diciembre a través del Sorteo Extraordinario de Navidad de la Lotería Nacional. Así pues, este próximo domingo millones de españoles y medios de comunicación estaremos pendientes de lo que suceda en el Palacio de Congresos de Madrid.

El Sorteo de Navidad nos ha dejado multitud de anécdotas. Permítanme que recordemos ahora alguna de las más divertidas. En el año 2006, a una niña del colegio de San Ildefonso se le cayó una de las bolas del bombo dentro de una planta. La niña, inconscientemente y en un momento en el que los nervios se apoderaron de ella, ajena a que la estaban viendo y oyendo millones de españoles a través de diferentes medios de comunicación, exclamó: “¡Joder! Se me ha caído la bola en la planta. ¿Dónde está…? ¡Qué vergüenza! No la encuentro. No está”. Por cierto, ¿sabían ustedes que la razón por la que el suelo del lugar donde se celebra el sorteo es de moqueta es para que las bolas, en caso de caerse, no rueden excesivamente?”.
La Lotería Nacional la introdujo el marqués de Esquilache, ministro de Hacienda de Carlos III, en 1763. El primer sorteo de Navidad se celebró el 18 de diciembre de 1812, en Cádiz, y desde entonces se ha venido realizando cada año ininterrumpidamente, ni si quiera se interrumpió durante los años de la Guerra Civil. Es más, como en España somos tan sui géneris, en plena Guerra Civil y, más concretamente en el año 1938, se produjeron dos sorteos de la Lotería de Navidad, uno en cada bando.

Otra anécdota que siempre sale a colación en estas fechas, sea cierta o sea leyenda urbana, es la que se le atribuye a la jefa de una inmobiliaria que, según se cuenta, compró toda una serie de décimos para repartir entre sus subordinados. Sin embargo, cuando se le acabaron, se dio cuenta de que le faltaba un décimo para ella, y ya no quedaban del mismo número, así que compró un boleto diferente. Lo anecdótico es que el Gordo agració a la empresa, pero no recayó en los décimos de los empleados, sino en el de la jefa.

Por cierto, según varios profesores de Matemáticas, la posibilidad que tiene un ciudadano de que le toque el Gordo de Navidad es de 0,001%. Sin embargo, ¿sabían ustedes que dos números han repetido en el primer premio de la Lotería Navidad? Se trata del 15.640, agraciado con el Gordo en 1956 y 1978, y el 20.297, número ganador en 1903 y 2006.

Desde la capital del Somontano, mucha suerte y ¡Feliz semana!


No hay comentarios:

Publicar un comentario