lunes, 25 de marzo de 2019

25 de marzo: Día de la Vida



'El análisis' (lunes, 25 de marzo de 2019)
'25 de marzo: Día de la Vida

Cope Alto Aragón (Cope Barbastro) 106.9 FM


Buenos días.


Hoy, 25 de marzo, se celebra el Día del Niño por Nacer, una conmemoración que se festeja en diferentes países. Este acontecimiento se celebra el mismo día que en el ámbito cristiano se conmemora la Anunciación, el capítulo de la Virgen María en que Dios le anuncia, a través del ángel Gabriel, que va a ser la madre de Jesús. Este mismo 25 de marzo es también el Día Internacional de Rememoración de las Víctimas de la Esclavitud y la Trata Transatlántica de Esclavos.

Como podemos comprobar, se trata de una fecha con celebraciones muy importantes. Yo quisiera centrarme en lo terrenal pues, en los dos casos de los que hoy quiero ocuparme, no tiene que ver la religión ni las creencias de cada uno, sino el hecho de ser lo que somos, seres humanos, personas.

Millones de niños no nacen en el mundo porque no se les da esa oportunidad o, más bien, porque se acaba con ellos durante su gestación. Sin entrar a valorar ni juzgar a nadie, pues yo no soy nadie para ello y, además, bastante sufrimiento padecen los padres tras consumarse el aborto, sí quiero reivindicar la vida de esos bebés que no tienen voz y que no pueden defenderse. A menudo se recurre a eufemismos para amortiguar conciencias y, así, se habla de interrupción voluntaria del embarazo, derecho a decidir sobre el propio cuerpo, interrupción de la gestación, y muchos otros. Pero la realidad es que el aborto no es más que acabar con la vida de un ser humano que aún no ha nacido. No por mucho repetir una mentira se convertirá en verdad, en todo caso, se transformará en una falsedad aceptada por aquellos que así lo quieren. El tan trillado eslogan de “querer decidir sobre el propio cuerpo” no es más que un doble dolo, puesto que, por un lado, de lo que se trata realmente es de decidir sobre un tercero con un ADN individualizado y diferenciado del de la madre y, por otro, se le arrebata cualquier poder de decisión al padre de la criatura, aun cuando insisto en que ni madre ni padre pueden decidir sobre la vida de un hijo. Sin entrar en valoraciones morales o religiosas, “decidir sobre el propio cuerpo” es lo que uno puede hacer a través de la eutanasia, pero jamás lo que uno puede hacer abortando una vida que no es suya. Todas las vidas merecen ser vividas y nadie puede otorgarse la atribución de decisión sobre ellas. Millones de personas siguen hoy discriminadas. Discriminadas por racismo, por una xenofobia diversificada en multitud de variables: color de la piel; creencias religiosas, políticas o de otra índole; orientación sexual; estrato social; etc. Y millones de seres humanos han padecido por ello lo inimaginable a lo largo de la historia. Como hemos mentado en la introducción, hoy es también el Día Internacional de Rememoración de las Víctimas de la Esclavitud y la Trata Transatlántica de Esclavos. Desde el siglo XV hasta el siglo XIX millones de africanos fueron esclavizados. Fueron arrancados de sus tierras, de sus familias, de sus comunidades, e intentaron convertirlos en nada, en meros productos al servicio de unos salvajes sin escrúpulos que, camuflados en mil inaceptables justificaciones, torturaron a sus semejantes. Siempre he creído que el racismo se da por dos motivos: ignorancia y maldad. Sobre el caso concreto en el que nos centramos hoy, no me sirve ningún relativismo ni perspectiva histórica para conceder ninguna sombra de duda sobre la extremada maldad de aquellos que sometieron a otros seres humanos con la excusa epidérmica. Aún recuerdo cuando visité la isla de Goreé (Gorea), en Senegal, y la que fue conocida como Casa de los Esclavos. No solo sentí vergüenza por lo que sucedió cientos de años atrás, sino que, sobre todo, sentí un intenso dolor y pena por lo que tuvieron que sufrir en ese maldito lugar niños, madres, padres, amigos, abuelos, tíos, da igual, todo aquel que fuera allí conducido y todo aquel que viera cómo se llevaban a alguien de su comunidad. Pero lo que más me conmovió fue la contestación que me dio una amiga y guía gabonesa. Recuerdo perfectamente que le dije: “Si yo fuera negro, no sé si sería capaz de no sentir rencor hacia los blancos, a pesar de que los que cometieron estas barbaridades nada tienen que ver con el presente”. Ella me respondió: “Yo, ni siento rencor ni tengo prejuicios; lo que pasó fue hace muchísimos años y no hay que vivir en el pasado”. Fue toda una lección de vida. Pero, aún hoy, sigo sin tener una respuesta propia a mi propia pregunta.

Desde la capital del Somontano, ¡Feliz semana!


martes, 19 de marzo de 2019

El ‘pucherazo’ de Ciudadanos



'El análisis' (lunes, 18 de marzo de 2019)
'El 'pucherazo' de Ciudadanos

Cope Alto Aragón (Cope Barbastro) 106.9 FM

Buenos días.

Parece que los partidos que venían a regenerar la enquistada política de nuestro país y a renovar con aire fresco a la casta política están fracasando en su empeño. Recientemente, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, afirmó no “sentirse identificado con el cartel” con el que la formación morada anunciaba el retorno de Iglesias a la primera línea política después de su baja de tres meses por paternidad. En vísperas del 8-M se presentó en las redes sociales un póster en el que se proclamaba el retorno del líder podemita con una imagen de espaldas de Pablo Iglesias, con puño en alto, y bajo unas enormes letras con el lema “VUELVE”, destacando en color la “E” y la “L”, que conforman el pronombre “él”. Con ese montaje, el papel de Irene Montero y, por extensión, el de las mujeres, no salía muy bien parado y enseguida llegaron las denuncias por el rasgo “machista” que desprendía el cartel. Podemos no tardó demasiado en retirarlo y pidió disculpas. Pocos días después, el 8 de marzo, la formación de Montero e Iglesias estaba liderando reivindicaciones feministas. Incongruencias de la política, o tal vez sea aquello del “Dime de qué presumes, y te diré de qué careces”, pensarán algunos.

Pero es que otro de los partidos que había venido para limpiar la corrupción, Ciudadanos, tuvo también que hacer acto de contrición la semana pasada por unas primarias amañadas en Castilla y León. Si en las últimas semanas ya chirrió el fichaje de Silvia Clemente, una histórica del PP que presidía, nada más y nada menos, que las Cortes de Castilla y León, el pasado lunes la formación naranja tuvo que anular la victoria de Clemente en las primarias para liderar la candidatura a las elecciones autonómicas de mayo, después de comprobarse que se habían computado 81 votos más de los que realmente se habían producido. Blanco y en botella. Por ello, la Comisión de Valores y Garantías de Cs no ha tenido más remedio que dar la razón al exdiputado y miembro de la Ejecutiva Francisco Igea, que será finalmente el candidato de la formación naranja a los comicios del 26-A en la Comunidad castellanoleonesa, después de imponerse a sus dos rivales.

Así pues, la flamante candidata de Albert Rivera y José Manuel Villegas, que protagonizó una tormentosa salida del PP, con duros reproches para los que fueron durante años sus compañeros de filas incluidos, ha pasado de liderar el proyecto naranja en Castilla y León a verse superada en la liza por Francisco Igea, después de unas elecciones primarias fraudulentas cuyas causas, por ahora, los líderes de Ciudadanos no han sabido explicar más allá de achacarlas “a las prisas y a un error humano”. Finalmente han sido 82 los votos que se han declarado nulos.

En definitiva, que otro de los partidos de la “regeneración” no ha sido capaz de regenerarse a sí mismo.

Desde la capital del Somontano, ¡Feliz semana!


lunes, 11 de marzo de 2019

11-M: 193 muertos y 15 años de mentiras



'El análisis' (lunes, 11 de marzo de 2019)
'11-M: 193 muertos y 15 años de mentiras

Cope Alto Aragón (Cope Barbastro) 106.9 FM

Buenos días.

Hoy se cumplen 15 años del atentado más sangriento sufrido en España. Era un 11 de marzo del año 2004 cuando unos terroristas hicieron estallar diferentes bombas en 4 trenes de la red de Cercanías de Madrid. Como consecuencia directa o indirecta de ese atentado fallecieron 193 personas y más de 2.000 resultaron heridas. La autoría intelectual de este atentado, así como el perpetrado en el Hotel Corona de Aragón de Zaragoza en 1979, continúan siendo un  misterio, o no, a día de hoy. En el atentado de Zaragoza, cometido el 12 de julio de 1979, murieron 78 personas y 113 resultaron heridas a consecuencia de un incendio provocado, tal y como reconocería el Tribunal Supremo en 2009, ¡30 años después del suceso!

La matanza de Madrid no fue obra ni de radicales islámicos y, menos aún, del grupo terrorista Al-Qaeda, como se nos ha intentado hacer creer durante años a los españoles. De hecho, en la sentencia del juicio-farsa por el 11-M ni se menciona a Al-Qaeda. A continuación voy a exponer 8 datos, que no opiniones, para que cada oyente pueda reflexionar y extraer sus propias conclusiones:

Primero: Los vagones donde explotaron las bombas comenzaron a ser desguazados al día siguiente de los atentados, en lugar de conservarse intactos como pruebas para el juicio así como para poder haber sido examinados minuciosamente para, entre otras cosas, haber aclarado el tipo de explosivo que se detonó.

Segundo: Al juez Juan del Olmo, magistrado que instruyó el caso, se le ocultaron datos importantes como, por ejemplo, el informe que trataba el uso de móviles por parte de organizaciones terroristas.

Tercero: El Jefe del Grupo Local de Policía Científica de Alcalá de Henares y los primero policías que llegaron al lugar donde estaba estacionada la famosa furgoneta Kangoo, a partir de la cual se procedería a las primeras detenciones, aseguraron que dentro del vehículo no había nada. Sin embargo, el auto de procesamiento estableció que la furgoneta contenía “61 evidencias”, entre las que se incluían detonadores y una cinta coránica. 

Cuarto: Los perros policías no olieron ningún rastro de explosivo en la furgoneta. Posteriormente aparecería un resto de Goma-2 Eco en la misma.

martes, 5 de marzo de 2019

Topónimos, complejos y horteradas



'El análisis' (lunes, 4 de marzo de 2019)
'Topónimos, complejos y horteradas

El análisis, con Héctor Castro (Audio Cope).
Cope Alto Aragón (Cope Barbastro) 106.9 FM

Buenos días.

Lérida, Gerona, La Coruña, Orense, Osca, Saragossa, Terol, Conca. Como podrán adivinar, hoy vamos a hablar de topónimos. Bueno, en realidad, vamos a hablar de topónimos, complejos, horteradas y astracanadas surrealistas. Y es que nuestro país da para esto y mucho más.

España es el único Estado del mundo donde su lengua oficial es hostigada y mancillada a diario por sus propios hablantes, sobre todo por las instituciones públicas y de gobierno así como por la inmensa mayoría de los medios de comunicación del país. Es curioso que, en muchísimas ocasiones, somos, precisamente, los que no tenemos el español como lengua materna quienes advertimos esta situación esperpéntica. En mi caso, ni el español, ni el catalán ni el gallego son mis lenguas maternas, sino el aragonés (chapurreat, en mi comarca de La Litera) y, quizá por ello, adquiero una perspectiva más alejada, objetiva y menos sentimental para poder percibir lo dantesco de la situación.

Pudiera parecer innecesario recordar que todas las lenguas del mundo traducen los topónimos de los lugares más importantes. Así, en español, decimos Nueva York, Londres y Alemania, en lugar de New York, London o Deutschland. Y, por la misma razón, decimos Dill City, Leeds o Aulendorf, porque son lugares de una menor envergadura de los que no hemos desarrollado exónimos. Sin embargo, para topónimos de nuestro país hemos caído en la mayor de las estulticias y en el mayor de los ridículos. Así, quienes mentan las ciudades de Lérida, Gerona, La Coruña u Orense son tildados, a menudo, de “fachas”, “retrógados” y de “no tener sensibilidad lingüística”, por aquellos cuya única justificación radica en que los nombres oficiales de esas ciudades son Lleida, Girona, A Coruña y Ourense pero que, paradójicamente, no tienen inconveniente en usar los gentilicios de leridanos, gerundenses, coruñeses y orensanos. Ya ven, una auténtica contradicción y una pasmosa incoherencia. Sin embargo, al revés, esta regla ni funciona, ni se cumple ni son amonestados quienes no practican la reciprocidad. Es decir, en catalán, por ejemplo y, con mucho acierto, desde mi punto de vista, sí se traducen los topónimos sin ningún tipo de complejo: Castella-la Manxa, Saragossa, Osca, Terol e, incluso, Barbastre y La Corunya.