martes, 9 de julio de 2019

Diccionarios de insultos



'El análisis' (lunes, 8 de julio de 2019)
'Diccionarios de insultos

Cope Alto Aragón (Cope Barbastro) 106.9 FM

Buenos días.

En pleno mes de julio y con días sofocantes a consecuencia de las altísimas temperaturas que estamos viviendo durante este verano, una excelente manera de refrescarse es leer un buen libro cobijado bajo una vigorosa sombra o, en su caso, en una habitación con aire acondicionado o, en su defecto, con un ventilador.

Lechuguino, abrazafarolas, bobalicón, lamecharcos, ganapán, cebollino, andurriasmo. Estos son solo algunos de los muchísimos insultos singulares de que disponemos en la lengua española. Y es que estos días y, tratando de soportar las olas de calor, me ha dado por hojear diferentes diccionarios de insultos. Así pues, tenemos libros como Para insultar con propiedad. Diccionario de insultos, un volumen que ofrece más de 2.000 improperios. De la editorial Algarabía y escrito por María del Pilar Montes de Oca, fue publicado en 2016.

Achonado, zampalimones, cenutrio, disoluto, fondón, gaznápiro, malaje, zascandil, zote. Como ven, tenemos una gran variedad de términos para oprobiar al prójimo. El gran libro de los insultos. Tesoro crítico, etimológico e histórico de los insultos españoles es otro de los diccionarios de dicterios que he consultado. Se trata de un tomo escrito por Pancracio Celdrán Gomáriz y publicado por La esfera de los libros en 2016, un año que, por lo que parece, fue muy dado a editar este tipo de volúmenes.

De todos es conocido el “afecto” que se tenían Francisco de Quevedo y Luis de Góngora así como los calificativos y “afables expresiones” que se dedicaban a través de muchas de sus composiciones literarias. Pues bien, en este 2019 José Antonio Martínez Climent y Ricardo M.ª González-Haba han publicado el Diccionario de insultos: extraídos y trasvasados de las obras de D. Francisco de Quevedo. La obra lleva el sello de la editorial Verbum. Sin duda se trata de un delicioso libro en el que, entre otros denuestos, podemos encontrar: “accionista de valentía”, “aguador de cuero”, “baladrón” y “cernícalo de uñas blancas”. Se trata de un volumen indispensable si se pretende insultar con elegancia.

Otros manuales que podemos consultar son: Eso lo será tu madre. La biblia del insulto, de María Irazusta; Diccionario del insulto, de Juan de Dios Luque, Antonio Pamies y Francisco José Manjón; o el Diccionario de la injuria, de Sergio Bufano y Jorge S. Perednik.

Desde la capital del Somontano, ¡Feliz semana!


2 comentarios:

  1. Hola Héctor,
    qué bueno este artículo. Me hiciste recordar un insulto de un profesor de E.G.B. que de vez en cuando nos obsequiaba a los alumnos... "cernícalo lagartijero" ¡Ja, ja, ja!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Francisco:
      El mundo de los insultos es un campo aún por explorar jajaja El refinamiento y el ingenio pueden ofrecer muchas y divertidas curiosidades léxicas.
      Un abrazo.

      Eliminar