lunes, 11 de marzo de 2019

11-M: 193 muertos y 15 años de mentiras



'El análisis' (lunes, 11 de marzo de 2019)
'11-M: 193 muertos y 15 años de mentiras

Cope Alto Aragón (Cope Barbastro) 106.9 FM

Buenos días.

Hoy se cumplen 15 años del atentado más sangriento sufrido en España. Era un 11 de marzo del año 2004 cuando unos terroristas hicieron estallar diferentes bombas en 4 trenes de la red de Cercanías de Madrid. Como consecuencia directa o indirecta de ese atentado fallecieron 193 personas y más de 2.000 resultaron heridas. La autoría intelectual de este atentado, así como el perpetrado en el Hotel Corona de Aragón de Zaragoza en 1979, continúan siendo un  misterio, o no, a día de hoy. En el atentado de Zaragoza, cometido el 12 de julio de 1979, murieron 78 personas y 113 resultaron heridas a consecuencia de un incendio provocado, tal y como reconocería el Tribunal Supremo en 2009, ¡30 años después del suceso!

La matanza de Madrid no fue obra ni de radicales islámicos y, menos aún, del grupo terrorista Al-Qaeda, como se nos ha intentado hacer creer durante años a los españoles. De hecho, en la sentencia del juicio-farsa por el 11-M ni se menciona a Al-Qaeda. A continuación voy a exponer 8 datos, que no opiniones, para que cada oyente pueda reflexionar y extraer sus propias conclusiones:

Primero: Los vagones donde explotaron las bombas comenzaron a ser desguazados al día siguiente de los atentados, en lugar de conservarse intactos como pruebas para el juicio así como para poder haber sido examinados minuciosamente para, entre otras cosas, haber aclarado el tipo de explosivo que se detonó.

Segundo: Al juez Juan del Olmo, magistrado que instruyó el caso, se le ocultaron datos importantes como, por ejemplo, el informe que trataba el uso de móviles por parte de organizaciones terroristas.

Tercero: El Jefe del Grupo Local de Policía Científica de Alcalá de Henares y los primero policías que llegaron al lugar donde estaba estacionada la famosa furgoneta Kangoo, a partir de la cual se procedería a las primeras detenciones, aseguraron que dentro del vehículo no había nada. Sin embargo, el auto de procesamiento estableció que la furgoneta contenía “61 evidencias”, entre las que se incluían detonadores y una cinta coránica. 

Cuarto: Los perros policías no olieron ningún rastro de explosivo en la furgoneta. Posteriormente aparecería un resto de Goma-2 Eco en la misma.
Quinto: La mentada furgoneta Kangoo, en la que aparecieron las “61 evidencias”, llegó al complejo policial de Canillas 55 minutos antes de lo que indicaron los informes oficiales.

Sexto: Entre los diferentes objetos que se trasladaron de uno de los trenes a una Comisaría de Vallecas estaba, supuestamente, una mochila. En esa mochila había una bomba que no explotó, así como 500 gramos de clavos y tornillería. En las autopsias de las víctimas no se detectó ni presencia de clavos ni de tornillos, como tampoco en los trenes donde se produjeron las explosiones.

Séptimo: Antes de que se ¿inmolaran? los supuestos terroristas islamistas en un piso de Leganés, la Policía tuvo tiempo de desalojar a los vecinos de 8 bloques de viviendas.

Octavo: En algunos de los restos de explosivos analizados se detectó nitroglicerina, un elemento que no lleva la Goma-2 Eco, explosivo este último que la sentencia judicial consideró que se había utilizado para hacer estallar los trenes.

Llegados a este punto, me pregunto por qué el Gobierno del PSOE quiso cerrar con tanta celeridad este caso, y por qué posteriormente el Gobierno del PP no quiso investigar con ahínco el mismo. Quizá la respuesta haya que buscarla en las denominadas cloacas del Estado.

Desde la capital del Somontano, feliz semana.


¿Quién asesinó a John F. Kennedy? y ¿Quién organizó el 11-M en España?

11-M: Diez años después de la masacre seguimos sin saber nada
11-M: Trece años después y continuamos sin saber nada
Vuelve 'El análisis', en Cope Alto Aragón

No hay comentarios:

Publicar un comentario