lunes, 9 de marzo de 2020

Líos en la casa del PP



'El análisis' (lunes, 9 de marzo de 2020)
'Líos en la casa del PP'

Cope Alto Aragón (Cope Barbastro) 106.9 FM


Buenos días:

Dicen que en política todo es posible. Y, de hecho, lo estamos viendo en los últimos tiempos. No hay partido que últimamente no nos ofrezca sorpresas e imágenes insólitas. Un ejemplo reciente lo tenemos en el Partido Popular y en su estrategia electoral para los comicios vascos y gallegos del próximo 5 de abril. Del apoyo incondicional por parte de Alberto Núñez Feijóo a Alfonso Alonso hemos pasado a la compartición de escenario entre el presidente de la Xunta de Galicia con Pablo Casado y Mariano Rajoy. Y permítanme un mero inciso lingüístico a la vez que jocoso para decirles que sí, que existe el sustantivo compartición, referido a la “acción y efecto de compartir”.

Como les iba diciendo, el barón más poderoso de los populares se posicionó hace pocas fechas del lado del otrora candidato a lehendakari Alfonso Alonso. Así, el pasado 21 de febrero Feijóo afirmó, en referencia a Alonso: “Yo al menos, en la medida de mis responsabilidades, le daré todo el apoyo que él me solicite y con la intensidad que él considere oportuno”. Dos días después Pablo Casado fulminaba al candidato popular a la Lehendakaritza y nombraba al histórico Carlos Iturgaiz en su lugar, después de que el primero diera plantón a una reunión en Génova. Como todos saben, el conflicto se originó a causa de la coalición electoral entre PP y Ciudadanos en el País Vasco, una decisión de la Ejecutiva nacional del Partido Popular que no compartían los populares vascos. En el caso gallego, Génova no consiguió imponer su estrategia de alianza con la formación naranja ya que un envite de tal envergadura contra Alberto Núñez Feijóo hubiera sido muy contraproducente para el presidente de los populares.



El líder gallego es un verso suelto al estilo de Alberto Ruiz-Gallardón. Alfonso Alonso también lo ha sido, pero la diferencia estriba en que Feijóo gobierna Galicia con mayoría absoluta. El hasta ahora presidente de los populares vascos dimitió de este cargo el 24 de febrero reivindicando la especificidad del PP del País Vasco.

Como señalábamos al inicio de este análisis, Feijóo, Casado e incluso Rajoy compartieron escenario en un mitin de precampaña celebrado en Orense el pasado 1 de marzo. Este sorprendente triunvirato tiene más de formalidad e intereses compartidos que de verdadera unidad. De hecho, son tres formas distintas de entender el partido e, incluso, me atrevería a decir, de entender España. Pero ya se sabe, la política hace extraños compañeros de viaje aunque, en la actualidad, es cierto que la coyuntura política les exige la avenencia a los émulos y antitéticos al Gobierno socialcomunista. Aun así, no dejan de ser curiosos los procedimientos del presidente de la Xunta quien, por ejemplo, participó el pasado 2 de marzo en un desayuno con militantes de su partido y realizó su intervención política delante de un gran mural repleto de simbología gallega en el que las siglas del PP apenas se veían. Feijóo confía en que los votos que obtenga Ciudadanos no le restarán diputados, pero esto no se sabrá hasta que se hayan celebrado los comicios. También los populares del País Vasco están inmersos en las dudas con respecto a los escaños que se obtendrán con la coalición con la formación naranja. Pero, sea como fuere, tendremos que esperar al próximo 5 de abril para ver cómo se resuelven las próximas elecciones autonómicas en el País Vasco y Galicia y cuál es el desenlace final de las mismas. En ese momento y, con datos tangibles, se podrán extraer conclusiones de las estrategias electorales.

Desde la capital del Somontano, ¡Feliz semana!


No hay comentarios:

Publicar un comentario