lunes, 10 de febrero de 2020

La bolsa de Stradivarius

'El análisis' (lunes, 10 de febrero de 2020)
'La bolsa de Stradivarius'

Cope Alto Aragón (Cope Barbastro) 106.9 FM

Buenos días:

Desde la investidura de Pedro Sánchez como presidente de España y de la formación del Gobierno apenas hace un mes, la verdad es que los escándalos, los ridículos, las mentiras, las extravagancias y las cortinas de humo han sido una constante del nuevo Ejecutivo.

El Gabinete sanchista comenzó su andadura como una agencia de colocación, con la creación de nuevos ministerios hasta alcanzar la cifra de 22, a lo que debemos sumar todos los cargos de los directores generales, asesores y personal de confianza. Desde entonces, no hay día que no nos depare una excentricidad, para ser suave, del Gobierno de España. No me detendré en lo que la oposición tildó de “esguince cervical” del jefe del Gabinete del presidente, Iván Redondo, el jueves pasado cuando al saludar al presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, hizo una reverencia que sorprendió a propios y extraños. Sinceramente, yo creí que se le había caído algo y que se agachaba para recogerlo. Ni en los mejores momentos de la monarquía británica recordaba una reverencia tan extraordinaria.

Pero hoy me referiré a otro hecho irrisorio, el que un día antes había protagonizado la ministra de Igualdad, Irene Montero. Y es que la ministra pecó a la par de hipocresía y populismo al subir un vídeo en su cuenta de Instagram en el que aparece posando con dos muchachas en la calle a las que les dice: “¡Muchas gracias por vuestro cariño, chicas!”. Hasta aquí, todo normal, pero el detalle se encuentra en la bolsa que llevaba la ministra: ¡una bolsa de la tienda Stradivarius! Huelga decir que Stradivarius es una cadena de tiendas de ropa del grupo Inditex, fundado por Amancio Ortega, a quien Irene Montero le ha dedicado siempre feroces reproches. Montero ha cargado contra las donaciones de Amancio Ortega a la Sanidad pública y, hace tan solo unos meses, llegó a decir, refiriéndose al empresario fundador de Zara, que “Ningún supermillonario decide si hay buenas máquinas en la sanidad pública”. Eso sí, en el vídeo, Montero intentó tapar la marca de la bolsa con el sticker de un corazón. Debió de ser tal el deseo de mostrar su popularidad públicamente que decidió publicar el vídeo. A pesar de ello, no reparó en tapar completamente la firma Stradivarius. Pero la historia no acaba aquí. Es que un día después, el digital Okdiario, periódico que había dado la primicia, informó de que una de las jóvenes que aparecía en el vídeo junto a la titular de Igualdad había manifestado que la bolsa se la había entregado ella misma a la ministra con un regalo en su interior. Analicemos la secuencia. Irene Montero pasea por la calle y, de repente, aparecen espontáneamente dos jóvenes fans suyas y, una de ellas, que casualmente llevaba una bolsa de Stradivarius con un regalo para la ministra, le hace entrega del presente. Si esto ya resulta de chiste, esperen, que no acaba aquí todo. Es que la admiradora explica que, además, en el interior de la bolsa no había ninguna prenda de Inditex, sino un obsequio que nada tenía que ver con las empresas de Amancio Ortega. 

Me hubiera gustado también haber podido analizar hoy el caso de la misteriosa aparición pero no aparición de la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, en el aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez. Pero no se preocupen, quizá es mejor dejarlo para otro día puesto que, posiblemente, para la semana que viene ya circule la enésima versión del Gobierno.

Desde la capital del Somontano, ¡Feliz semana!


No hay comentarios:

Publicar un comentario