lunes, 10 de junio de 2019

Curiosos antropónimos



'El análisis' (lunes, 10 de junio de 2019)
'Curiosos antropónimos

Cope Alto Aragón (Cope Barbastro) 106.9 FM

Buenos días.

El pasado lunes analizábamos curiosos topónimos de nuestra geografía española, y ya el 4 de marzo habíamos tratado también de nombres de pueblos y ciudades. El 29 de abril nuestro análisis versó sobre antropónimos peculiares. Pues bien, hoy y, para cerrar el ciclo, hablaremos de apellidos poco corrientes y, además, ampliaremos la singularidad de algunos nombres a los que les añadiremos sus pertinentes cognomina, del latín cognomen, cognominis.

Comencemos con Víbora o Guarro.  De hecho, este último es la marca de unas famosas cartulinas. La empresa que elabora dicho producto es Guarro Casas S. A. El pionero fue Ramon Guarro, que en 1698 fundó, en la población barcelonesa de la Torre de Claramunt, la primera manufactura.

Podemos continuar con Cacharro, Calzacorta, Cardo, Piesplanos, Feo, Guapo, Barato y Gandul. Pero, sin duda, hay algunos que se llevan la palma… y si no, atentos: Polla. Sí, han oído bien, Polla, un apellido muy poco frecuente en España, pues tan solo hay 19 personas que lo llevan, 11 como primer apellido y 8 como segundo. ¿Se imaginan aquello de…? Ya puede pasar, señor/a… ¡Pero cuidado! Que más de 200 personas se apellidan Chocho; se encuentran, sobre todo, en la Región de Murcia y en Canarias.

Otro apellido fabuloso es Nito, del que solo se tiene constancia en la provincia de Lérida y en tan solo 18 casos. Quizá pensarán, ¿qué tiene de peculiar? Pues que se puede combinar con el apellido Del Bosque, y sí, existe Elena Nito del Bosque.

Lo que no he podido documentar es el famoso Aitor Tilla, pues no hay constancia en el Instituto Nacional de Estadística (INE), lo que hace pensar que es más una leyenda urbana que algo real. Tampoco existe el apellido Camela pero, ¿qué me dicen de Colero? Un total de 77 personas llevan este apellido en España y, afirmativo, existe Esther Colero, en este caso no se trata de ninguna leyenda urbana, sino de unos padres muy cachondos y sin ningún tipo de complejo. Más de 300 españoles se apellidan Cerdo; cerca de 200, Coito; más de 1.500, Rufián y, seis, con doblete, es decir, Rufián Rufián; cerca de 500 ciudadanos de nuestro país se apellidan Rata y, cerca de 3.000, Tocino. Si nos centramos en sintagmas nos encontramos con combinaciones, todas ellas reales, como: Folla Doblado, Ponte Alegre y Viejo Feo.

Pero es que no se queda ahí. Hay 22 personas que se apellidan Puti, todas ellas ubicadas en las provincias de Cuenca y Ciudad Real; otras 20, Lerda; 21, Picha; En Sevilla nos encontramos con 38 personas que se apellidan Pollón; en la Comunidad de Madrid, Meo es el primer apellido de 15 compatriotas y, en Cataluña, hay más de 200 personas que se apellidan Tetas.

Podríamos estar horas y horas hablando del tema, pero lo dejaremos para otra ocasión. Eso sí, a partir de ahora no cuestionemos la belleza o idoneidad de nuestros apellidos, y pensemos en esos miles de compatriotas cuyo destino sí les ha deparado, cuanto menos, una nomenclatura caprichosa y divertida.

Desde la capital del Somontano, ¡Feliz semana!

2 comentarios:

  1. Hola Héctor,
    ¡ja, ja, ja! Me hiciste reir y tras venir de tres días de fiesta y empezar a trabajar está muy bien.
    Un abrazo y felicidades por este post tan divertido. Puede que debas hacer una segunda parte...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Francisco:

      :) Me alegra que te hayas reído un rato con el artículo. La verdad es que está siendo un 'post' muy celebrado. Espero, en breve, publicar una segunda parte :)
      Un abrazo.

      Eliminar